El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

>
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

>
 

Materializaciones: Espíritus Sólidos

¿Pueden los muertos materializarse en presencia de médiums dotados? Examinamos algunos de los casos de materializaciones en los
que el fraude parece descartable.
Yolanda era una muchacha árabe de quince años. Según parece también era un espíritu, lo que significa que podía aparecer y
desaparecer a voluntad, en presencia de la famosa médium inglesa de materialización madame Elizabeth d'Esperance. Los asistentes a
las sesiones de madame d'Esperance a menudo aseguraban haber visto simultáneamente la materialización y la médium. El modo en que
Yolanda abandonaba la sesión no dejaba a los testigos ninguna duda de que se trataba de un fenómeno paranormal, aun cuando
mientras estaba materializada parecía un ser vivo normal.
En una ocasión, Yolanda se encaprichó de un chal de brillantes colores que llevaba puesto una de las asistentes y «se lo tomó
prestado». Cuando ella se desmaterializó, el chal desapareció con ella, pero en la siguiente sesión lo volvía a llevar puesto. Pero dejó
claro que ella no había querido llevárselo.
Algunas veces el espíritu de Yolanda se desvanecía gradualmente en una neblina, en ocasiones ante una veintena de testigos, y
únicamente el chal quedaba en el suelo. «Por fin se le ha olvidado», comentó una de las asistentes. Pero luego también el chal
desapareció lentamente del mismo modo.
Madame d'Esperance fue una de las primeras médiums de materialización inglesas, y cooperó de buen grado con los investigadores que
deseaban probar que la presencia de estos espíritus no era un fraude; llegó incluso a permitir que se tomaran fotografías. Pero una de
las sesiones dio a pensar que la materialización no es un fenómeno auténtico.

Sospechas De Fraude

En una sesión que tuvo lugar en Newcastle en 1880 uno de los asistentes comenzó a sospechar, porque otra de las materializaciones de
madame d'Esperance se parecía extraordinariamente a la médium. El asistente trató entonces de agarrar al espíritu, que desapareció
rápidamente, y la médium sufrió una hemorragia pulmonar y estuvo enferma durante largo tiempo. En dos ocasiones más ocurrieron
accidentes similares, pero madame d'Esperance jamás fue descubierta in fraganti.
Los espiritistas sostienen que tocar un cuerpo materializado (a menos que lo permitan explícitamente los «espíritus») o encender una
luz durante una sesión puede causar daños incalculables a los médiums, porque provoca que el ectoplasma -materia de la cual están
formados los espíritus- vuelva al cuerpo del médium con demasiada rapidez. No obstante, en algunos casos se han producido
materializaciones ala luz del día y en presencia de testigos.
El médium londinense William Eglinton llegó a convencer a muchos escépticos. Después de acudir a una de sus sesiones, el famoso mago
Harry Kellar declaró: «Debo confesar que he salido sin encontrar ninguna explicación natural a los hechos que he presenciado.» En un
momento dado de la sesión, Kellar y Eglinton experimentaron una levitación.
Uno de los supuestos espíritus que solía aparecer en las sesiones de Eglinton era un tal Abdullah, que era manco y se presentaba
adornado con todo tipo de joyas, anillos, cruces y sartas de rubíes que aparentemente valían una fortuna. Otra materialización, un
hombre con barba y vestido con una larga túnica, permitió que uno de los asistentes cortara un trozo de la tela de su vestido así como
algunos pelos de su barba. Más tarde se dijo que la tela encajaba en un agujero de una pieza de muselina y que los pelos completaban
una barba postiza que habían sido encontrados en un baúl perteneciente a Eglinton.
A pesar de esta acusación de fraude, Eglinton continuó dando sus sesiones y convenciendo a mucha gente. También desarrolló su
capacidad de médium para hacer escribir a los espíritus: éstos contestaban por escrito, en pequeñas pizarras negras, a las preguntas que
se les hacían. El 29 de octubre de 1884 William Gladstone, entonces primer ministro de Gran Bretaña, le visitó y formuló varias
preguntas confidenciales en español, griego y francés; se le respondió por escrito en estas mismas lenguas. El estadista quedó tan
impresionado que se hizo miembro de la Society for Psychical Research.
Otro médium de materialización que se hizo famoso en la Inglaterra victoriana fue el reverendo Francis Ward Monck. Monck no sólo fue
acusado de fraude, sino que además fue sentenciado a tres meses de prisión ante la evidencia que proporcionaban los «instrumentos»
hallados en su habitación después de una sesión en noviembre de 1876.
El problema de las materializaciones es que no dejan ninguna prueba tangible de su realidad. Sin embargo, el investigador William Oxley
ideó un ingenioso método para «grabar» la presencia de los espíritus materializados por Monck (método que ha sido utilizado con éxito
con otros médiums). En una sesión celebrada en 1876 en Manchester, Oxley logró obtener excelentes moldes en parafina de las manos y
pies de los espíritus materializados.
Para hacer un molde de parafina se vierte cera caliente en un bol y se pide al espíritu materializado que sumerja su mano dentro. A
continuación el espíritu sumerge su mano en un recipiente con agua fría, de modo que la cera se endurezca. Cuando el espíritu se
desmaterializa deja un molde de cera parecido a un guante. A menudo la abertura de la muñeca era tan pequeña, que a cualquier ser
humano le hubiese sido imposible sacar la mano sin romper el molde.

Ceras Fantasmales

El intelectual polaco Franek Kluski fue un médium físico muy capacitado; logró por este sistema producir moldes de cera. No fue nunca
un médium profesional, pero ofreció sus servicios al doctor Gustave Geley y al Instituto Metapsíquico de París en 1920. Este eminente
investigador psíquico y otros colegas atestiguaron que, en presencia de Kluski, se materializaban miembros de fantasmas, se deslizaban
formas luminosas por la habitación y aparecían de repente brillantes luces.
Bajo control estricto fueron incluso capaces de lograr fotografías de un fantasma. Y tanto el doctor Geley como el doctor Charles
Richet, profesor de psicología en París y experto en fenómenos psíquicos, obtuvieron en las sesiones de Kluski excelentes moldes de
manos y miembros materializados. En las sesiones de Kluski, las materializaciones completas aparecían a menudo de repente, pero otras
veces surgían de una tenue nube luminosa situada sobre la cabeza del médium.
Las materializaciones producidas por un zapatero remendón de Cardiff, George Spriggs, parecían casi demasiado buenas para ser
verdaderas, pero existe el testimonio de varias personas de confianza que presenciaron el fenómeno.
Fue en los años 1870, en un círculo espiritista galés, cuando Spriggs comenzó a desarrollar sus poderes paranormales, desde clarividencia
y escritura automática hasta materializaciones totales. En noviembre de 1880 emigró a Australia. Allí, un tal señor Donovan, persona de
gran prestigio y autoridad moral -ya que había sido miembro de la Asamblea Legislativa de Victoria-, asistió durante 18 meses a las
sesiones de Spriggs y escribió después un libro sobre sus experiencias, titulado The Evidences of Spiritualism (Las pruebas del
espiritismo).

Yolanda, supuesto espíritu guía de madame dEsperance.Ilustración de Tissot que representa a los dos espíritus materializados que el dibujante vio en el transcurso de una sesión del médium londinense William Eglinton.

 

<SIGUIENTE>

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player